×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los “espacios flexibles” empiezan a coger fuerza.

El auge de las startups o la llamada gig economy, que desliga a los profesionales de las empresas y promueve los contratos temporales, son dos ejemplos que explican esta transformación. A nivel mundial, en los 20 países en los que los nuevos modelos de trabajo están más que asentados, el mercado de espacios flexibles ha crecido un 30% en 2017, sumando cerca de un millón de metros cuadrados nuevos dedicados a este propósito.