×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los Ertes de rebrote han tenido un escaso uso por su rigidez de aprobación.

Apenas han superado los 300 expedientes presentados ante las autoridades laborales de las comunidades autónomas. Una de las principales causas de su poco uso es la rigidez. El Gobierno está sopesando alguna fórmula para ayudar a las empresas a hacer frente a las caídas de ingresos producidas por las nuevas medidas de restricciones de movimientos que están adoptando la mayoría de comunidades autónomas, según fuentes cercanas al Ejecutivo. Una de las posibilidades podría ser dotar de una mayor flexibilidad a los Ertes de rebrote.