×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los empresarios consideran que la aplicación práctica de la reforma laboral del 2012 ha topado con demasiada frecuencia con la resistencia de los tribunales.

Así lo recoge la última edición del anuario del Instituto Internacional Cuatrecasas sobre recursos humanos, en la que reclaman una clarificación de la actual legislación laboral. Para reflejar estas reticencias, el informe analiza 86 sentencias sobre despido colectivo que ha resuelto el Tribunal Supremo entre marzo del 2012 y octubre del 2015. De ellas, en el 47% de los casos, el alto tribunal consideró que los despidos colectivos recurridos no se ajustaban a derecho. El 35% fueron favorables a los trabajadores al calificar de nulo el expediente de regulación de empleo (ERE) recurrido, mientras que otro 12% recibió la consideración de “no ajustado a derecho” y, por tanto, improcedente