×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La recaída de la economía durante el inicio del año 2021 retrasa la recuperación hasta otoño y aumenta el riesgo para las empresas que aún mantienen la actividad pese a la crisis del coronavirus Sars-Cov-2.

La mayoría de analistas descartan ya que España alcance de nuevo una senda de crecimiento del PIB antes del segundo semestre. Entre otros, la Comisión Europea, el Banco de España (BdE) y Funcas coinciden en que la primera mitad de año está ya perdida. Aunque se cumplan las previsiones de los expertos y llegue la recuperación en el segundo semestre de 2021, no servirá para recuperar el colapso de la economía durante el año que llevamos de pandemia. La rapidez en la destrucción de empresas ha provocado un colapso sin precedentes en el tejido productivo español. En comparación con la crisis de 2008, España destruye ahora empresas a un ritmo tres veces superior que entonces.