×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La presión fiscal en España se ha más que duplicado desde 1965.

La presión fiscal en 2018 ha sido del 34,4% del PIB (unos 415.700 millones de euros), superando la media de la OCDE por primera vez desde la crisis de 2007. Las cotizaciones sociales son la estrella entre los ingresos públicos. Según los datos de la OCDE representaron un 11,6% del PIB en 2018, algo más de 140.000 millones de euros. A pesar de esta subida, la presión fiscal en España aún se encuentra más de diez puntos por debajo de la de Francia y Dinamarca, países que lideran la clasificación, y también lejos de la zona euro, que se encuentra en el 41% del PIB. Las cotizaciones pasaron de suponer un 4% del PIB en 1965 a alcanzar el 11% en 1981, desde entonces ha predominado la estabilidad.