×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La ministra de Trabajo pretende que las empresas que en un futuro se beneficien de bonificaciones a la contratación asuman un compromiso de no despedir.

Así, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia remitido a Bruselas ha comunicado a la Comisión Europea que los incentivos a la contratación deberán considerar en el caso de las empresas "el compromiso con la estabilidad de sus plantillas". También pretende, según consta en la ficha remitida a Bruselas, que los incentivos deben centrarse "casi exclusivamente en la empleabilidad de las personas desempleadas", y siempre para contratos indefinidos. Actualmente, una buena parte de los contratos bonificados no suponen la creación de nuevos puestos de trabajo -es decir, no se usan para emplear a desempleados-, sino que se destinan a financiar la conversión de empleos temporales en fijos. No suponen, pues, nuevos empleos sino la mera conversión legal de la modalidad contractual de temporal a indefinido.