×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La figura del delegado de protección de datos ha ganado protagonismo con el arranque de la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Tras más de seis meses desde el inicio de su aplicación, los expertos están convencidos de que, a pesar de las dudas que existen sobre el texto legislativo europeo respecto al rol de DPO, existen más aspectos positivos que negativos. Los expertos están convencidos de que las empresas privadas han hecho los deberes y están demostrando que se toman muy en serio las obligaciones del RGPD. Sin embargo, no piensan lo mismo de lo que está ocurriendo con la Administración Pública.