×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La economía italiana ha entrado oficialmente en recesión por tercera vez desde el estallido de la crisis.

Según el dato provisional del Instituto Nacional de Estadística (Istat), la actividad se contrajo en los últimos tres meses del pasado año un 0,2% del PIB. Se trata del segundo trimestre consecutivo de caídas tras el retroceso de una décima en el periodo precedente. En el conjunto de la zona euro, la expansión se mantuvo a duras penas en el 0,2%, la misma tasa que en el trimestre anterior. Los Diecinueve cerraron así 2018 con un avance del 1,8%, cinco décimas menos que en 2017, según Eurostat. "La buena noticia es que los datos preliminares de España y Francia apuntan a una recuperación de las exportaciones mayor de lo esperada, pero la economía europea se sigue enfrentando a muchos riesgos, sobre todo desde el sector exterior".