×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La banca española vendió 16.000 millones de euros en préstamos tóxicos -morosos y fallidos- en 2019

un 64% menos que en 2018, cuando las operaciones sumaron 44.900 millones de euros, y un 70% menos que en 2017, ya que entonces ascendieron a 54.900 millones, según los datos de Debtwire. Alrededor de la mitad de las ventas en 2019 eran de préstamos sin garantía, lo que compara con los años anteriores, en el que el grueso de las operaciones consistía principalmente en activos adjudicados y préstamos morosos respaldados por inmuebles.