×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

En la próxima declaración de la renta será necesario revisar si las retenciones de las prestaciones se aplican bien.

La pandemia de Covid-19 dejará rastro en su próxima declaración de la renta. Las prestaciones que se hayan recibido a consecuencia de los ERTE están sujetas a tributación como rendimientos del trabajo. Expertos recomiendan que se revise si se aplican retenciones del IRPF en las prestaciones de forma adecuada. En caso contrario, puede solicitarse al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) que aplique una retención mayor. En cuanto a los derechos consolidados de los planes de pensiones que se hayan rescatado a consecuencia de alguna de las contingencias derivadas de la crisis y que se perciban en 2020, también tributarán como rendimientos del trabajo. A la hora de hacer la declaración, los autónomos también deben tener en cuenta que, si han empezado a teletrabajar, podrán deducirse parte de los gastos de la vivienda relacionados con su actividad económica, en caso de que opten por el método de estimación directa -siempre y cuando estén registrados en su contabilidad y puedan demostrarse con la pertinente factura-, como ya es habitual.