×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El Banco de España ha revisado a la baja las proyecciones de inflación para 2019 en cuatro décimas, hasta el 1,2% y además constata una menor traslación de los salarios al índice de precios.

Algo que revela que, por el momento, las alzas salariales y la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) no se han trasladado a los precios, lo que sí sucederá en los dos próximos ejercicios, cuando la inflación escalará al 1,5% y 1,6%, respectivamente. La institución previene ante los "efectos adversos" sobre el crecimiento del empleo y la competitividad de las subidas salariales no ligadas a la productividad, al haber detectado subidas medias, y muy generalizadas, en los convenios del orden del 2,2% en febrero, así como "desacoples" entre la evolución de los salarios y la productividad. Además, el informe evidencia, sin alertar, una ralentización del ritmo de avance del empleo. España resiste la incertidumbre global gracias a la demanda interna.