×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Bruselas fija los criterios para calificar un activo como medioambiental.

El mercado ha detectado una creciente demanda de inversiones medioambientalmente responsables y las etiquetas "verdes" proliferan cada vez más. Pero la CE está convencida de que en muchos casos se trata solo de una atractiva etiqueta que oculta un producto de inversión sin apenas beneficio ecológico o, incluso, contraproducente para el medioambiente. Ha aprobado un paquete legislativo que regulará las llamadas inversiones "verdes". Por primera vez, la CE establece los criterios que permitirán al sector financiero etiquetar como ecológico sus productos de inversión. La nueva norma fija también la información que las entidades financieras deberán ofrecer para que el inversor pueda comprobar de manera fehaciente que su cartera es medioambientalmente sostenible.