×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Una empresa puede decidir que sus empleados trabajen los sábados por necesidades de la producción,

siempre y cuando lo haya negociado previamente con los representantes de los trabajadores, y se haya llegado a la conclusión de que es la única medida adecuada y eficaz para solucionar de forma permanente los picos de trabajo. Así lo ha manifestado una reciente sentencia del TSJ de Valencia que ha validado que una empresa, dedicada a la fabricación de productos de papel y cartón, habilite los sábados como jornada ordinaria de sus trabajadores en las épocas de mayor volumen de trabajo. La opción de trabajar los sábados era la única con la que la empresa podía hacer frente al colapso que sufría todos los años en los meses de mayo a junio/julio y de septiembre a noviembre/diciembre, coincidiendo con los periodos de mayor demanda del sector agrícola.