×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los ingresos tributarios sumaron un total de 27.919 millones en Julio, lo que supuso un descenso respecto al mismo mes del año pasado del 14,7%.

En el acumulado del año la caída se sitúa en el 12%, consecuencia de la disminución de los ingresos brutos (más ligados a lo que está sucediendo en el año) en un 8,9% y del aumento de las devoluciones (vinculadas en su mayor parte a ejercicios anteriores) en un 1,6%. El efecto positivo sobre los ingresos que están teniendo las medidas heredadas del año anterior (+2.803 millones) queda compensado con la reducción de la recaudación que han ocasionado las medidas puestas en marcha para paliar las consecuencias negativas más inmediatas de la pandemia (-3.170). Hasta julio los ingresos homogéneos por IRPF disminuyeron un 1,2%, como consecuencia, fundamentalmente, de la presentación de las declaraciones del segundo trimestre de las pymes por retenciones del trabajo y de los pagos fraccionados de las empresas personales. En ambos casos el período liquidado comprende la mayor parte de los meses en los que la actividad estuvo prácticamente paralizada y, por ello, sus resultados han sido muy negativos (-16,4% y -30,5%, respectivamente). Los ingresos homogéneos en el IVA cayeron hasta julio un 10,8%.