×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los Estados de la UE tienen que mantener el próximo año los estímulos presupuestarios para superar la recesión causada por el covid-19,

la mayor crisis en las siete décadas de historia de la UE. En una misiva enviada a los 27 ministerios de Finanzas señalan que "las políticas fiscales de los Estados miembros deberían continuar apoyando la recuperación a lo largo de 2021". La Comisión además confirma que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que limita el nivel de déficit y deuda de los socios, continuará suspendido el año que viene. Volverá a analizar en la primavera de 2021 el momento de su reactivación, dependiendo de la situación económica. Es decir, Bruselas pospone sine die el control del gasto.