×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Las empresas agilizan el cobro de dividendos y los particulares el de plusvalías, según los asesores fiscales.

Hacienda confía en que los límites al pago de beneficios rebajen su pérdida de ingresos. Así ocurre, por ejemplo, ante la pretensión del Ministerio de Hacienda de rebajar del 100% al 95% la exención hoy vigente sobre los dividendos y plusvalías percibidos por las compañías españolas sobre sus filiales y participadas patrias o extranjeras. Un monto libre de tributación del que, de prosperar la reforma, un 5% pasará a ser gravado al 25% del tipo general de Sociedades (si bien se eximirá durante tres años a las firmas que facturen menos de 40 millones de euros). La medida afectará a las 1.739 mayores empresas del país, el 0,12% del total, y busca recaudar 1.520 millones.