×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La vivienda sigue siendo una alternativa atractiva para la inversión, por su elevada rentabilidad

en un entorno de bajos tipos de interés. El mercado residencial entró en 2019 en una nueva fase de consolidación, y 2020 confirma esta tendencia. Tanto el valor de los pisos como el número de compraventas se frenaron a cierre de 2019. Los alquileres, en cambio, subieron con fuerza en grandes capitales (aunque a menor ritmo que antes). Este buen comportamiento eleva la rentabilidad combinada de la vivienda (que mide el rendimiento por el alquiler más las plusvalías a 12 meses por el incremento del precio de venta del piso), cuyo rendimiento asciende al 9,6% de media en España, según los datos de urbanData Analytics (uDA), empresa especializada en big data dedicada al conocimiento en tiempo real del mercado inmobiliario.