×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La reforma del sistema de cotización de los trabajadores autónomos

que preveía un modelo de aportaciones en base a los ingresos reales y que se pretendía poner en marcha ya durante la primera mitad de 2022 se retrasará al menos un año, hasta 2023, momento en que se espera que la recuperación económica llegue a todos los sectores de actividad, tal y como venían reclamando en las últimas semanas desde la patronal, y como defendía ATA, una de las asociaciones representantes del trabajo autónomo, que pedía esperar al saneamiento de la economía española. Asimismo, desde ATA valoran favorablemente que se quiera aprobar un periodo de transitoriedad de nueve años para que tanto los autónomos que vayan a cotizar menos como los que tengan que cotizar más puedan adaptarse.