×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La fiebre por las renovables

es tal que las tres mayores fabricantes de turbinas de generación eólica que cotizan en las bolsas europeas -Vestas, Gamesa y Nordex- duplicaron su valor de mercado conjunto en 2015.

La demanda de energías renovables no remite pese a la situación del precio del crudo, que arrastra a la baja los precios de la electricidad y que, por tanto, debería estar haciendo comparativamente menos atractivos los proyectos que prescinden de los combustibles fósiles. Conforme a los datos recopilados por Bloomberg New Energy Finance, en 2015 los inversores inyectaron 329.000 millones de dólares en todo el mundo.