×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La CE ha constatado en un informe que la concesión de los llamados pasaportes o visados de oro pueden esconder actividades ilícitas como blanqueos de capitales, evasión fiscal o corrupción.

Por ello, el ejecutivo comunitario creará un grupo de expertos para asegurarse de que esos sistemas cumplen con la ley europea. “No dudaremos en actuar si es necesario”, ha advertido. Bruselas expresa una principal preocupación por los países que venden la ciudadanía (Bulgaria, Chipre y Malta). Bruselas teme que el dinero baste para saltarse los controles que implican Schengen y las restricciones a países terceros del mercado único. El ejecutivo comunitario creará un comité de expertos de los países miembros que antes de año deberá tener elaborado un informe sobre cómo se están articulando esos mecanismos que permiten acceder a la residencia. En concreto, ese grupo deberá crear un sistema de intercambio de información entre estados y desarrollar un mecanismo común para ejercer los controles de seguridad necesarios sobre esas concesiones.