×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Hacienda prevé castigar a quien falsee u oculte las direcciones IP, así como la localización, que puedan servir como prueba de que el usuario ha consumido el servicio online en el país.

Los Presupuestos de 2019 enviados por el Gobierno a Bruselas incluyen un impuesto del 3% enfocado a recaudar 1.200 millones de las grandes tecnológicas, denominado como tasa Google, que gravaría la publicidad, la venta de datos de los ciudadanos y las transacciones entre los particulares y el comercio. La medida tratará de gravar un mercado digital en el que ingeniería fiscal y las argucias de las tecnológicas son recurrentes para tratar de pagar los menores impuestos posibles. El ministerio encabezado por María Jesús Montero quiere poner coto a algunas de las posibles medidas de las tecnológicas para evitar su tributación en España.