×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Europa se dispone a extremar los controles sobre las inversiones extranjeras en el Viejo Continente.

Bruselas quiere tomar precauciones con la entrada de capitales extranjeros, sobre todo chinos, que amenacen el control de sectores claves para Europa y el 'robo' de tecnología para usarla en su país. EEUU, Japón y Australia ya han adoptado rigurosos programas de revisión. Mientras tanto, Europa corre el riesgo de convertirse en "la tienda de último recurso" para los países que necesitan tecnologías avanzadas, según ha advertido el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores en un informe de diciembre. La propuesta de la UE crearía una base de datos centralizada de inversiones extranjeras que ya se han realizado en Europa y un mecanismo de alerta para las inversiones futuras, dejando la autoridad última de aprobación de las operaciones en manos de cada gobierno.