×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

En 2010 se practicaron 4,187 millones de liquidaciones del IRPF con reducciones en la base imponible por aportaciones a planes de pensiones, volumen que en 2016 bajó hasta las 2,854 millones de declaraciones.

Un 32% menos en seis años y siguen bajando, precisan desde el Reaf. Esta caída se observa también en los beneficios fiscales. Si se compara 2018 y 2017, las reducciones por aportación a sistemas de previsión social cayeron un 1,6%, al pasar de 783 millones a 770  En 2018, y dentro del capítulo de beneficios fiscales, existen otras partidas que han sufrido fuertes caídas. Se trata de las ayudas a las víctimas de delitos violentos, que han disminuido un 35% si se comparan con las de un año antes, o los rendimientos derivados de patrimonios protegidos, un 22,7% menos. En tercer lugar experimentan un retroceso superior al 21% las exenciones de los rendimientos de los planes de ahorro a largo plazo.