×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El Supremo rechaza el impago del alquiler de un local por la caída de ventas debido a trabajos municipales.

El pleno de la Sala de lo Civil ha confirmado la condena impuesta a las responsables de una camisería de Sevilla por dejar de pagar el alquiler de un local alegando el perjuicio que le causaba una obra realizada por el Ayuntamiento. El Supremo argumenta que en el contrato de alquiler no había una cláusula que diera a las arrendatarias la posibilidad de resolverlo de forma unilateral. Además, sostiene que los daños económicos de la obra también los sufrían los dueños del local. “Si el arrendatario vio mermados sus ingresos por las obras de la calle, también lo debieron ser las posibilidades de obtener un nuevo arrendatario, para el arrendador por unas obras ordenadas por el Ayuntamiento y que, por tanto, no estaban bajo su dominio”.