×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El PSOE ofrece una batería de propuestas fiscales con el objetivo de reducir el precio de los alquileres en las zonas tensionadas.

Como medida general, propone establecer, "en los nuevos contratos de arrendamiento", un porcentaje de reducción general del 50% de los rendimientos del alquiler, modulable en función de varios supuestos hasta una deducción máxima del 90%. En medio habría un abanico con bonificaciones del 60% si no se superase el índice de precios oficial o si la vivienda se ha rehabilitado, o del 70% si se alquilase a jóvenes de entre 18 y 35 años. Además, definiría la vivienda vacía para que los ayuntamientos pudiesen aplicar el recargo en la cuota del IBI y daría un marco general para poner nombre al gran tenedor, entendiendo como tal al propietario de al menos el 1% de los inmuebles principales en régimen de alquiler en una zona tensionada. También permitiría a las administraciones regionales y locales fijar áreas tensionadas por un máximo de tres años, pudiendo prorrogarse anualmente.