×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona acaba de aprobar de manera definitiva una tasa sobre los pisos que permanezcan vacíos durante más de dos años.

El primer teniente de alcalde explicó que esta nueva tasa no se aplicará con afán recaudatorio, sino que su objetivo es facilitar el acceso a la vivienda, disuadir a los grandes propietarios de mantener sus viviendas sin uso con fines meramente especulativos. “Nuestro objetivo no es sancionar porque sí, nuestro objetivo es acabar con los pisos vacíos”.