×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El impuesto a las tecnológicas que prepara Hacienda para financiar la subida de las pensiones

va a ser “español” y se va a adelantar “mucho” al europeo. Este tributo va a gravar los servicios de intermediación, la publicidad y la venta de datos digitales de empresas extranjeras y españolas en España hasta un 5%. Según fuentes conocedoras de su diseño, el impuesto quiere gravar a todas las empresas que ofrezcan estos servicios en España, aunque no estén físicamente en territorio nacional, y que tengan unos niveles de facturación por determinar, umbrales que van a ser mucho más reducidos que los que plantea Bruselas para el impuesto europeo que promueve –al menos 750 millones globales y 50 millones en la UE–. El gobierno prevé aprobar la tasa Google, a la vuelta del verano en un proyecto de ley.