×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El Gobierno ha aprobado un RD-ley sobre vivienda.

Con medidas dirigidas a incentivar la oferta de vivienda de alquiler, ofrecer mayor seguridad y certidumbre al inquilino y dar apoyo a los grupos más vulnerables. El texto recoge el contenido esencial del Real Decreto-ley aprobado el pasado mes de diciembre, que no fue convalidado en el Congreso, e incorpora novedades. Entre estas, se prevé la creación, en el plazo de ocho meses, de un índice estatal de referencia del precio del alquiler de vivienda, que se vinculará a la subida del IPC, y se estipula que los contratos no inscritos en el Registro de la Propiedad tendrán efectos ante terceros, de forma que cuando haya una venta de un piso arrendado, el inquilino quede protegido. Por otra parte, algunas de las medidas que se mantienen son el aumento de 3 a 5 años del plazo legal mínimo en el que el inquilino podrá permanecer en la vivienda arrendada, la modificación de la regulación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles para favorecer el mercado de alquiler, y que una mayoría de tres quintos de los propietarios pueda limitar las viviendas de uso turístico en su comunidad.