×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El Gobierno estudia un pago único que incentive la jubilación demorada.

La legislación actual realiza un 'prorrateo' que atenúa la cuantía de la mejora. El Gobierno y los agentes sociales se encuentran negociando los términos concretos de la reforma de pensiones tras el acuerdo alcanzado por los partidos para las recomendaciones del Pacto de Toledo. Uno de los puntos que se espera tener cerrado para después del verano es de la modificación del esquema de incentivos para alargar la edad de jubilación más allá de los 66 años estipulados por ley, por un lado, y también de las penalizaciones para quienes se retiran del empleo antes de la edad. En lo que se refiere a los incentivos para la conocida como jubilación demorada, el Gobierno plantea la posibilidad de extender en un pago único previo al retiro la cuantía correspondiente a esa mejora, en cada caso. Según los cálculos, para una pensión media, de 27.000 euros anuales, este pago ascendería a 13.000 euros por cada año de demora.