×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El crédito a las familias lleva tres años de alzas y dos a las empresas

La recuperación de la actividad económica se consolidó a lo largo del pasado ejercicio, tal y como muestran todos los indicadores publicados, un avance que además se vio espoleado por la mejora del crédito. De hecho, los datos publicados por el Banco de España, que dieron cuenta del importe de las nuevas operaciones suscritas en 2015 por las entidades, demuestran cómo el crédito nuevo a las familias lleva ya tres años seguidos de crecimiento. 

En el caso de las empresas, 2015 fue el segundo ejercicio consecutivo en el que se incrementaron los préstamos nuevos. Este hecho no hace más que corroborar que la confianza de empresas y hogares, en términos agregados, continúa mejorando, lo que invita de nuevo a financiar sus grandes decisiones de consumo e inversión apelando a la financiación ajena.

Los préstamos a los hogares para la compra de vivienda, el año pasado cerró con nuevas operaciones por valor de 35.761 millones de euros, un 33,3% más que en 2014 y 2º ejercicio consecutivo de incremento.

 

En el crédito al consumo, el balance alcanzó los 19.751 millones, que suponen un repunte del 20,1% sobre la cifra de 2014 y el 3er año de crecimiento. Eso sí, el nuevo crédito todavía representa aproximadamente el 10% de todo lo que deben las familias. 

En menor medida, pero también a un más que sensato ritmo del 12,8% aumentó el crédito nuevo de hasta un millón de euros (generalmente el concedido a las empresas de menor tamaño o pymes) el pasado año, que sumó 165.415 millones de euros. Los de más de esa cuantía crecieron un 7,6% a lo largo de 2015, después de sumar 226.758 millones. En el caso de las empresas, el ejercicio pasado fue el segundo en el que aumentaron las operaciones de préstamos nuevos. 

También se publicaron las cifras relativas al volumen total de endeudamiento de las familias y las empresas. Aunque el pasivo continuó un año más reduciéndose, todavía arroja cifras muy elevadas. En 2015, la caída del endeudamiento de las familias se debió, principalmente, al descenso de lo adeudado por préstamos hipotecarios para la adquisición de vivienda. Esta cantidad disminuyó a 560.874 millones de euros, un 4,1% menos que en 2014. Menos cayeron los préstamos al consumo que pagan las familias, ya que apenas se redujeron un 0,5% hasta sumar 162.654 millones de euros. Así, la deuda total de los hogares cerró 2015 con un volumen total de 723.528 millones. Esto supuso casi 25.000 millones menos que en 2014, un 3,3% inferior y regresar en números absolutos a los niveles de deuda de hace 10 años.

    • Deuda empresarial

También, las empresas disminuyeron su pasivo un 2,4% el pasado ejercicio, hasta quedar establecido en un total de 920.058 millones, el menor de nuevo desde agosto de 2006. El saneamiento de las cuentas de las compañías obedeció sobre todo a la disminución de los préstamos de entidades de crédito residentes y de los préstamos titulizados fuera de balance que retrocedieron hasta los 548.367 millones. (Fuente CINCO DIAS)