×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El Banco de España ha elaborado en su informe trimestral una comparativa sobre la evolución del mercado laboral antes y después de la Gran Recesión.

La conclusión: el patrón apenas cambia. La creación de empleo es similar. Quizá un poco superior, dado que ahora se crece a unos ritmos algo más lentos, explica. Sin embargo, el crecimiento de la ocupación sigue sustentándose en los contratos temporales, a pesar de la mejora económica y de que todas las reformas tenían la pretensión de reducir la temporalidad. La dualidad entre fijos y eventuales está enquistada desde que en 1984 se facilitara el uso del contrato temporal. Concluye que las reformas laborales y la Gran Recesión no han cambiado el patrón basado en la precariedad como puerta de entrada al trabajo.