×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El Banco de España da cuenta del debilitamiento de la actividad y de los resultados de las compañías no financieras en el primer semestre de 2019.

El documento elaborado por el supervisor bancario refleja un impacto negativo de la coyuntura económica en las empresas españolas, si bien el espejo de la desaceleración se aprecia con claridad en las cifras de empleo. Concretamente, entre los meses de enero y junio, los gastos de personal en las empresas españolas crecieron un 3,1%, evolución que se explica tanto por el aumento de la contratación con datos positivos de evolución a la Seguridad Social como, en mayor medida, por el de las remuneraciones medias. El beneficio de las compañías se reduce un 41,4% entre enero y junio. El porcentaje de empresas que crearon empleo se situó en el 49,6%, ligeramente por debajo del dato del año previo (51,8%), si bien esta proporción siguió siendo claramente superior a la de aquellas compañías que destruyeron empleo, un 35,7%, más de una de cada tres de las sociedades españolas.