×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El arancel del 25% impuesto por el Gobierno de Donald Trump al aceite español ha obligado a las empresas a sustituir el producto español por otro del norte de África

con el objetivo de seguir vendiendo a Estados Unidos. "Para poder seguir en el mercado norteamericano la única opción posible pasa por importar el producto de otros países, como Marruecos o Túnez para envasarlo después aquí o marcharse directamente y envasar allí", asegura el director general de Acesur (Coosur y La Española) y presidente de Asoliva, la Asociación Española de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva.