×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Dos tercios del absentismo son consecuencia directa de la crisis sanitaria.

El covid-19 supone un coste de 8.000 millones por las ausencias laborales. La pandemia ha incrementado las cifras de accidentes mortales en un 8%. Si a finales de 2019 la tasa de absentismo se situó en el 5,5%, su mayor nivel de los últimos 20 años, la pandemia la disparó en el segundo trimestre de este año al 8,9%, un máximo histórico que se debe, "en gran parte", al aumento de las horas perdidas por incapacidad temporal y a "la brusca" caída de las horas pactadas efectivas por el incremento de los expedientes de regulación temporal de empleo (Erte) en el momento más duro del confinamiento.