×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Bruselas propone gravar a las tecnológicas que facturen más de 750 millones (y más de 50 millones en Europa) con un impuesto digital del 3% sobre sus ingresos

Lo que supondría una recaudación de unos 5.000 millones de euros anuales para las arcas públicas de los socios europeos. Se trata de un impuesto indirecto de carácter temporal para obligar a que paguen al fisco actividades que actualmente escapan de Hacienda, desde la publicidad online a los servicios de plataformas de intermediación o las empresas que les sacan partido a los datos facilitados por los usuarios. Además, Bruselas propone cambios en la base imponible del impuesto de sociedades, de manera que dejen de eludir el pago las empresas que no tienen sus sedes físicamente en territorio de la UE.