×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Algunos negocios tienen que enfrentarse en juicio con los trabajadores que reclaman la aplicación del prohibido despedir contenido en la regulación especial de la pandemia.

Sin embargo, una reciente sentencia del Juzgado de lo Social número 31 de Barcelona descarta la improcedencia de los ceses cuando la crisis sanitaria solo ha sido el colofón de una mala situación económica. Los despidos son procedentes porque el Covid no fue la causa de los problemas económicos de la compañía, sino que tan solo precipitó la decisión de cierre. Únicamente anula el cese de uno de los litigantes porque la empresa incumplió con él el acuerdo de mantener el puesto de los trabajadores mayores de 55 años.