×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Si la presión fiscal sobre los deportistas de élite aumenta, aseguran, los clubes españoles perderán talento.

Los asesores fiscales, abogados y representantes de los futbolistas opinan que el mayor problema del sector es la fiscalidad. La normativa es defectuosa, no existe desarrollo reglamentario y hay una falta de acuerdo entre autoridades y jugadores, algo que sí sucede en Reino Unido. El impuesto sobre la renta en una carrera profesional tan escasa debería tener un tipo efectivo mucho más bajo, con el fin de no penalizar al deportista y ofrecerle un marco legal cerrado al que poder acogerse. A esto se le suma, continuó, la imposibilidad de deducirse gastos y, sobre todo, la norma 85/15, que permite a los deportistas cobrar el 15% de su remuneración a través de los derechos de imagen, “y que es una trampa mortal”.