×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Qué son las SICAVs y cómo funcionan

El patrimonio de las sicavs aumenta un 30% desde 2010 

Las sociedades de inversión de las grandes fortunas españolas, conocidas como sicavs, viven un momento dulce. Tras sufrir unos años malos al comienzo de la crisis. En los últimos 5 años su patrimonio se ha incrementado un 30% hasta alcanzar los 34.000 millones de euros el patrimonio bajo gestión distribuido en 3.335 SICAVs a cierre de 2015. Y, las previsiones auguran que 2016 será otro ejercicio récord para estos vehículos de ahorro. 

Los grandes patrimonios han ido limitando su exposición a los activos españoles en los últimos ejercicios y la parte de su cartera que se invierte en el exterior supone ya el 59,58% del total

Ni la incertidumbre política, ni la volatilidad del mercado, ni su mala fama. Nada puede con las sociedades de inversión de capital variable (sicavs). El instrumento de inversión favorito de los grandes patrimonios españoles vive una fase de auge.. En diciembre pasado, había un total de 3.335 sicavs y sumaban 486.749 accionistas.

"Las sicavs atraviesan el mejor año desde que comenzó la crisis", según explican Todos los partidos políticos, incluido el PP, recogieron en sus programas electorales medidas para meter en cintura los privilegios de las sicavs. Estas propuestas incluyen fijar un porcentaje de participación máxima y mínima para los accionistas de las sociedades, establecer un periodo máximo de permanencia máximo para las plusvalías acumuladas o dotar de mayores competencias de supervisión a la Agencia Tributaria.

Así funcionan las sicavs 

  • Capital mínimo. La legislación establece que para registrar una sicav en la CNMV se necesita un capital mínimo de 2,4 millones de euros
  • Accionistas necesarios. Las sicavs se consideran vehículos de inversión colectiva. Por eso, la normativa fija que en todo momento en número mínimo de socios de 100. Este es el requisito que se cumple en la forma pero no en el fondo, ya que cuando una gran fortuna familiar utiliza este vehículo para sus inversiones, la entidad gestora pone los accionistas que faltan con 1 euro cada uno, hasta completar el centenar 
  • Cotización. Las sicavs cotizan en Bolsa en el Mercado Alternativo Bursátil. En teoría, cualquier inversor puede ser accionista comprando títulos en el parqué. 
  • Las gestoras de las sicavs deben remitir cada trimestre un documento al supervisor con la composición de su cartera, el patrimonio, la rentabilidad y las comisiones. 
  • Estar en el punto de mira de los políticos no ha impedido, sin embargo, que el crecimiento de la industria continúe en 2016. En los dos primeros meses de año se han registrado 11 nuevas sicavs en la CNMV. Este buen arranque de año para las sociedades de inversión ha sido corroborado esta semana la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco) cuyo pronóstico es que el patrimonio de las sicavs "crecerá otro 3% este año, hasta los 35.100 millones de euros". 
  • El incremento del dinero que gestionan las sociedades de los altos patrimonios se deben en parte a la revalorización del precio de los activos (acciones y bonos) en los últimos años, pero también a las inyecciones de dinero nuevo que llegan a estos vehículos. En los últimos tres años las suscripciones netas (dinero que entra menos reembolsos) ha sido positivo por valor de 4.522 millones de euros.

Estas sociedades se consideran entidades de inversión colectiva y por eso solo tributan al 1% en el impuesto de sociedades, exactamente igual que los fondos de inversión accesibles a pequeños inversores. No obstante, si un partícipe decide vender sus acciones, y lo hace con plusvalías, deberá tributar por las ganancias como rendimiento de capital mobiliario sujeto a retención del mismo modo que tributaría  cualquier pequeño inversor cuando realiza rescates en su fondo de inversión. 

Por tanto, cualquier endurecimiento en el tratamiento fiscal de las SICAVs, solo conseguiría que estas trasladen su domicilio a Luxemburgo, donde menos tributan (solo el 01% en lugar el 1% en el resto de los países de la Unión Europea), perdiendo de esta forma no solo la tributación fiscal que devengan sino con toda certeza que el destino de sus inversiones se canalizase mayoritariamente hacia el exterior.

Fuente: El Pais