×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los inversores inmobiliarios podrían abandonar China para buscar mejores oportunidades en el extranjero.

Según destacan analistas, en China se está produciendo un boom inmobiliario que esta fuera de control en las ciudades más grandes. Estos precios son prohibitivos, lo que podría llevar a los inversores a buscar alternativas más baratas en el exterior. Esta salida de capitales absorberá dinero de China y presionará el yuan a la baja, según un análisis. El mercado de la vivienda comenzó a enfriarse en China a mediados de 2015. Todos los datos mostraban que la burbuja comenzaba a pincharse, pero los estímulos del BPC y los cambios normativos lograron que familias e inversores recuperasen el apetito por el ladrillo. Ahora la burbuja tiene un tamaño mayor, lo que quiere decir que el riesgo ha aumentado.