×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los contribuyentes que realizan aportaciones a un plan de pensiones privado pueden reducirse en la misma cuantía su base imponible con un límite de 8.000 euros.

Cada vez más voces recomiendan fomentar productos de ahorro complementarios ante la situación de las pensiones públicas. Sin embargo, la crisis económica ha limitado y mucho las posibilidades de aportar dinero a sistemas de previsión social. Los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que 2,8 millones de contribuyentes rebajaron su factura fiscal por realizar aportaciones a planes de pensiones en 2014, un 34,6% menos que en 2007. Solo el 14,5% del total de contribuyentes se benefició de la reducción fiscal por destinar dinero a un sistema privado de previsión social. En 2007, el porcentaje alcanzaba el 23%.