×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Los bancos han modificado su oferta de préstamos para la compra de una vivienda

en varias ocasiones desde los meses previos a la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria. El último movimiento ha sido dejar de abonar los gastos de tasación de la vivienda y cargar con este importe, que ronda de media los 300 euros, al cliente. Banco Santander ha sido el último en sumarse a esta estrategia y lo aplica a sus préstamos desde principios de mes. Entre las grandes entidades, CaixaBank es la única que aún mantiene su política de asumir este coste. MyInvestor, ING, Pibank y Openbank también siguen asumiendo la tasación.