×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Las arcas del Estado se enfrentan a un problema de números rojos.

Hasta mayo, acumulan un déficit, según la contabilidad de caja, de 7.937 millones, un 35% más que en el mismo periodo del año pasado que equivale a 2.038 millones. Esto se combina con una preocupante reducción de los ingresos del 3,4%, principal causa de la citada alza del déficit. En este sentido, el área más preocupante es la de la recaudación tributaria, particularmente la que ocupa a los impuestos directos y las cotizaciones sociales. Según los datos del Ministerio de Hacienda, los ingresos por este campo se recortaron un 8,7%, en casi 2.000 millones. La disminución es especialmente llamativa en los ingresos por renta de las Sociedades, que se redujeron un 32%, principalmente por una mayor cantidad de devoluciones. Con todo, el caso más destacado es el del impuesto sobre la producción y almacenamiento de electricidad.