×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La producción española de vehículos consiguió salvar el año

y no registrar su tercera caída consecutiva gracias al impulso que experimentó en diciembre y a los modelos que han sido asignados a las factorías nacionales en los últimos dos años, así como al incremento de las compras de automóviles ‘made in Spain’ por parte de países como Alemania. En concreto, de las 13 factorías de producción de vehículos que hay en el país salieron 2,82 millones de vehículos el año pasado, un 0,1% más que en el ejercicio precedente, según datos publicados ayer por la patronal de fabricantes Anfac.