×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La justicia exige, para la concesión a un empleado de un permiso de hospitalización por enfermedad de un pariente, que este permanezca ingresado en el centro médico, al menos, durante una noche.

Así lo determina la Audiencia Nacional en una sentencia en la que confirma la decisión de una empresa, que rechazó la solicitud de un trabajador de ausentarse durante tres días de su puesto para cuidar a un miembro de su familia. El tribunal concluye que la hospitalización de un familiar implica necesariamente el internamiento; "y dicho internamiento precisa la pernoctación", por lo que rechaza el recurso del trabajador.