×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La Inspección de Trabajo permitió aflorar 1.066 empleos irregulares (sin alta) durante 2015 en la provincia de León.

Del total de 5.672 que se registraron en el total de Castilla y León, lo que supone un diez por ciento más que el año pasado, es decir, 535 puestos de trabajo sumergidos. En toda la Comunidad registraron 2.825 infracciones en esta materia, un 7,2 % menos que en 2014, y pusieron sanciones por más de nueve millones de euros. La labor de los inspectores también supuso la conversión de 2.981 contratos temporales irregulares, en indefinidos, un 35,1 % más que en 2014, tras detectar encadenamientos o causas coyunturales para su firma que deberían haber sido de carácter permanente y que se enmarcaron en un fraude de ley.