×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La duración de la crisis resta funcionalidad a los ERTE y puede llevar a que más empresas despidan para reestructurar sus costes de personal.

Las empresas preparan importantes reestructuraciones de personal y los despachos de abogados trabajan en numerosos expedientes de regulación de empleo (ERE) para los próximos meses. “Cuando el impacto de la pandemia se prolonga y de manera estructural se produce una pérdida de negocio, esta figura no tiene sentido. El ERTE está asociado a la transitoriedad. Si como empresa has perdido el 30% de tu volumen de negocio, y no se va a recuperar de la noche a la mañana, lo que surge de manera natural es recortar la plantilla. Por eso en otoño, nos iríamos a un aumento de los ERE” aunque se mantuvieran las condiciones de los ERTE.