×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La DGT instalará bandas rugosas para evitar choques frontales y salidas de vía en 3.000 kilómetros de carreteras peligrosas

El Ministerio del Interior pondrá en marcha de modo inmediato un plan de choque para hacer frente al fuerte repunte de la siniestralidad en las carreteras, que en lo que va de año ha crecido un 11%. El plan, destinado a las carreteras convencionales, consta de siete medidas entre las que destacan la prohibición de adelantar en tramos que se consideran peligrosos aunque sean rectos y la colocación de bandas rugosas entre las líneas continúas que separan los dos sentidos de la circulación y en los arcenes. Una tercera medida incluye la instalación en 40 cruces peligrosos de señales de alerta que se activarán cuando un vehículo se acerque a la intersección. El coche será detectado a través de sensores situados en el suelo