×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La decisión del Gobierno incluir la revisión de la reforma laboral aprobada en 2012 en su agenda de cambios normativos para la recta final del año ha terminado por enfrentar a patronal y sindicatos

en medio de otras negociaciones clave del diálogo social como la de la extensión de los ERTE ligados al Covid o la de la regulación del teletrabajo. CC OO urge a aprobarla en semanas para evitar bajada masiva de sueldos mientras que la CEOE alerta de que sería una “hecatombe”. El Gobierno se ha fijado el difícil reto de lograr la reforma con el consenso de ambas partes, si bien Trabajo se reserva la opción de aprobarla en solitario.