×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

La Agencia Tributaria colocará su lupa sobre las empresas “fantasma”,

aquellas que usualmente pasan por debajo del radar de la inspección por su aparentemente baja o nula actividad. El fisco sospecha que una parte de ellas, especialmente las de pequeño tamaño, esconden realmente negocios no declarados, entramados societarios o falsas situaciones de insolvencia que permiten ocultar patrimonio u otros fraudes. Limpiará el censo de microempresas sin negocio real. Esta medida supone la principal novedad del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2019, publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que también recoge actuaciones específicas sobre las fintech, las criptomonedas, las haciendas forales o los efectos del Brexit.