×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Estados Unidos continúa perfilando su propuesta para establecer a escala global un impuesto de sociedades con un tipo mínimo a aplicar en todos los países.

El planteamiento de la nueva administración de Joe Biden consistiría, en aplicar un gravamen inicial del 21% que podría modularse y elevarse en cada región en función de los ingresos y del número de usuarios que las compañías tengan en cada país. Esta tasa, además, se aplicaría a grandes empresas de todos los sectores, y no únicamente a las que operen en el mundo digital. EE UU ha enviado ya una propuesta a los casi 140 países que participan en las conversaciones sobre impuestos digitales y gravámenes mínimos globales en el seno de la OCDE.